Guarda el encanto de un jardín de pueblo de los años 60, con sus tapias de piedra cubiertas de hiedra, bojs, avellanos, perales, flores,…

Se divide en dos jardines, uno hace de restaurante y la otra parte está reservada para los clientes del hotel

Es un lugar privilegiado para hacer celebraciones, bodas, bautizos, lunch, pre bodas, etc…