Ene28

LA GASTRONOMIA Y LA HOSTELERIA COMO MOTOR DE LA ECONOMIA ESPAÑOLA

Blog 0 comments

La gastronomía española es una gran potencia en el mercado internacional.

La España que quedó formada tras la guerra civil y tras la dictadura nos dejó años atrás en desarrollo frente a otros países de Europa.

Debido a que España es una península y por tanto está rodeada de agua y además de pertenecer a los países mediterráneos, la convierten en un enclave magnífico para visitar desde cualquier país.

Lo más conocido que tenemos son nuestras playas y nuestras islas y por ello somos conocidos en todo el mundo. Pero no solo tenemos playas, contamos también con una España interior increíble.

En los últimos años el turismo ha evolucionado y ahora podemos elegir entre varios tipos de turismo como de costa o de interior o incluso turismo gastronómico o turismo Deportivo.

España es un país clave para hacer turismo gastronómico, debido a la dieta mediterránea, a la herencia francesa de la alta cocina y a la importancia de España hoy en día en el mundo de la cocina internacional.

Partiendo de esa base y rodeado de los magníficos parajes que contiene España, el turismo gastronómico alcanza cotas nunca vistas anteriormente en nuestro país. Obviamente, datos pre coronavirus.

Podemos decir que cuanto mejor se come en una zona más se visita esta lugar. Si además esta zona cuenta con una playa, una estación de esquí, o un paraje impresionante, tenemos el éxito asegurado.

España también destaca por los productos alimentarios que representan el 17% del total del comercio exterior español y suponen el 15,5% del gasto realizado por los turistas internacionales en España.

Además, otro de los elementos que hace que la gastronomía tenga un valor económico muy importante es el de que España cuenta con 206 restaurantes con estrella Michelin, uno de los ratios más elevados del panorama internacional. Y casi 200 restaurantes galardonados con un sol de la guía Repsol, como es el caso de nuestro restaurante.

Tras el éxodo rural que se produjo en España los pueblos se quedaron vacíos pero desde hace algunos años, se está volviendo a invertir en turismo rural y turismo gastronómico debido a su gran éxito.

La Rioja es un ejemplo perfecto de lo que ocurre al conjugar un entorno increíble con una gastronomía todavía más increíble. En el caso de la Rioja hay otros factores como las bodegas de vino, la sierra y la belleza de sus pueblos y sus montañas, que ayudan y mucho al turismo nacional e internacional.

En España el turismo alcanza el 15 % del producto interior bruto y en algunas ocasiones y de manera local supera este porcentaje.

Tenemos la suerte de vivir en un país al que todo el mundo quiere venir a visitar ya sea por sus playas, sus montañas, sus pueblos o por su comida. En todo el país contamos con una gastronomía fabulosa capaz de justificar cualquier viaje.

Esperemos que en pocos meses seamos capaces de volver a recorrer nuestra geografía de una manera segura. Apuesta por el turismo nacional.